Comparte en nuestras redes

Por Constanza Paz Carpio Monsalve

Desde el comienzo de la especie humana comenzó a surgir lo que todos conocemos como ética en el cual se divide en diferentes aspectos. Entre ellos ética en nuestra vida cotidiana, ética profesional – ética social – ética.

¿Será posible que en pleno siglo XXI las prácticas éticas tanto en el mundo cotidiano como en el área periodística no tengan ningún error? Si alguien dice que esto es posible, es totalmente falso, debido a que existen ejemplos claros y fidedignos de que en la ética general como en la periodística se han cometido diferentes faltas a lo largo de los años y como toda acción tiene su causa y posible consecuencia.

Para comprender los detalles de la ética y sus derivados se debe comenzar de los puntos básicos de lo que en sí esto significa.

¿Qué es la ética?

La ética es conocida como la razón individual, es decir se encuentra relacionado con el sentido reflexivo de cada individuo (lo que es considerado bueno o malo por cada persona). Es un elemento que se divide en diferentes segmentos tales como ética personal, profesional, entre otras. Sin embargo, no deja de ser un elemento esencial en nuestras vidas, ya que desde que existimos nuestra familia nos enseña sobre términos éticos conocido también como valores del hogar.

Otro punto que complementa la ética es la moral que a diferencia del concepto anterior son los actos y están ligados a los principios culturales. La filósofa Adela Cortina en la entrevista de Puerto Ideas nos explica que para poder cambiar el mundo se debe tener en consideración la política, lo económico y sobre todo la ciudadanía. A medida que se tiene más poder aumenta la responsabilidad.

Si una persona se convirtiera en invisible ¿seguiría siendo ética? ella nos hace reflexionar, en ocasiones las personas actúan por repudio, vergüenza más que nada quieren cuidar su imagen y que algunos casos si el ser se convirtiera en imperceptible podría realizar acciones que no haría normalmente.

Entonces ¿Qué es la ética periodística?
La ética en el periodismo es un conjunto de normas y valores que debe seguir cada profesional para cumplir de mejor manera su trabajo, incluso existen tribunales de ética nacional y disciplina (TRINED) que se encargan de velar por el cumplimiento de estás normas, siendo estas paralelas al Colegio de Periodistas. Chile y Argentina poseen este código.

Pero ¿Cómo puede afectar la falta de ética en nuestra audiencia?
La audiencia es un elemento fundamental en nuestro trabajo, incluso mucho antes de entregar una información están presentes, se podría decir que al comienzo son un ser imaginario que nuestra mente periodística planea para lograr desarrollar de mejor manera un trabajo fidedigno y sobre todo de calidad.

Luego se encuentran conceptos como la posverdad – fake news y como se ve influencienciada debido a las nuevas tecnologías que se han implantado en lo que conocemos hoy como “comunicación digital”, que como todo elemento tiene sus ventajas y desventajas no solo en el área de las comunicaciones, si no también en las personas que nos rodean.

Si bien la posverdad y la fake news no son sinónimos pero varios autores lo relacionan. McIntyre (2018, p. 42) propone la siguiente definición: “La posverdad equivale a una forma de supremacía ideológica, a través de la cual sus practicantes intentan obligar a alguien a creer en algo, tanto si hay evidencia a favor de esa creencia como si no”.

Las fake news serían solo una parte de esta era de la posverdad, como la denominan distintos autores.(Arboleda,2018;Brisman2018;Carlon,2018;Urmeneta,2016). Como señala Hannan(2018, p. 224), “el problema de concentrarse en las noticias falsas como el culpable de un mundo de la posverdad es que no explica qué está promoviendo las noticias falsas”.

Ejemplos claros fue lo que ocurrió en el año 2006 con los Directores de La Tercera, El Mercurio y las Últimas Noticias cuando el Colegio de Periodistas les suspendió el beneficio de ser socios, luego de comprobarse que las informaciones que entregaban en sus respectivos medios durante el gobierno de Augusto Pinochet, fueran totalmente falsas desviando la verdad de la opinión pública.

Otra situación y un poco más actual fue lo que ocurrió en el estallido social, donde se empoderaron las fake news luego de que millones de publicaciones se hicieran viralizadas de lo que supuestamente ocurría en ciertos lugares del país, ya que no todo lo que se compartía en redes sociales era completamente verdadero, incluso los propios noticieros cometieron errores.

Las redes sociales pueden ser un aliado como también un arma de doble filo en el área de la comunicación moderna y digital, si bien se puede llegar a obtener información con solo un click a diferencia de años anteriores, en que un periodista necesitaba más que un simple aparato móvil.

Si bien el periodismo ha surgido de manera eficiente a lo largo de los años, siento que de alguna manera siempre existirán elementos que perjudiquen nuestra ética, ya que más allá de ser profesionales también somos humanos, no me refiero al punto de cometerlos siempre pero cada situación tiene su contexto y sobre todo depende de la toma de decisiones de cada profesional.

Uno como periodista debe tener de alguna manera la mente fría al momento de tomar una decisión, un ejemplo es lo que está estipulado en el código de ética art. Tercero: “El o la periodista no manipulará, bajo ninguna circunstancia, ni será cómplice de modificar, alterar u omitir dolosamente la información”. Pero ¿qué ocurre si mi editor me dice que omita ciertos puntos?, es por esto por lo que en algunos lapsos de nuestra carrera tenemos que ser rápidos y tratar de tomar la mejor decisión posible, ya que al fin y al cabo trabajamos para y por los ciudadanos.

“La conducta periodística”.

En pocas palabras siempre existirán situaciones en los que la ética se pueda ver afectada por más mínimo que sea el detalle. Pero mientras exista un pequeño grupo que se preocupe de la calidad antes que la inmediatez y las ganas de ser el [email protected] (ojo eso es un arma de doble filo), a partir de ahí se pueden hacer pequeños cambios que se pueden convertir en grandes avances incluso mejorar la relación con ese segmento de nuestra audiencia que ha perdido la credibilidad en nuestro trabajo. Para lograr una ética asertiva es necesario trabajar de manera interdisciplinar, ¿qué quiere decir esto? Estar ligado a la conducta humana, logrando tener conocimiento de lo que siente el otro, no necesariamente apoyar su posición pero sí es necesario entenderla y más importante respetar cada postura.